Los mejores cabrestantes para barcos

De todos los tipos de cabrestantes que existen, hay dos que destacan por ser los más utilizados. Uno es el cabrestante para todoterreno, imprescindible para los amantes de la aventura, y el otro es el cabrestante de barco con el que los aficionados a la náutica deben contar para trasladar sus embarcaciones, remolcarlas o acercarlas al punto de atraque.

Si eres el orgulloso propietario de un barco, puede que el momento de bajarlo y recuperarlo del agua te cause algo de estrés. Por eso, algunos buscan los mejores cabrestantes para remolque que les simplifiquen la tarea y les haga sentirse más tranquilos.

Top 3 de cabrestantes para remolque


Aquí te dejamos los 3 mejores cabrestantes para barcos que hay en estos momentos. Cabrestantes eléctricos de calidad que destacan por ser los más valorados por los usuarios que los han probado. En este top 3 puedes encontrar justo lo que buscas.

Listado completo de cabrestantes para remolques de barco


Si te gusta tomar decisiones con más tiempo y valorando un catálogo de modelos más amplio, aquí debajo tienes un listado con todos los cabrestantes para remolque que merecen la pena. Hay modelos eléctricos y cabrestantes manuales si prefieres sentir de forma más intensa la experiencia de mover tu embarcación.

Como ves, hay tantos modelos como necesidades puedes tener. Solo tienes que decidirte por uno y disfrutar de tu nuevo cabrestante para remolque de barco.

Guía de compra

¿Te surgen dudas sobre cuál de los cabrestantes para remolques de barco es el que más te conviene? Echa un vistazo a esta lista de características para guiarte en tu compra:

  • Manual o eléctrico. Aquí entra en juego el esfuerzo que quieras realizar. Los modelos manuales requieren fuerza muscular, y saber qué relación de marcha tienes que usar: 1:1 (para recoger el cable), 3:1 (subir una embarcación ligera) o 5:1 para remolcar el barco cuando está fuera del agua. En el caso de los cabrestantes eléctricos para barcos, el motor se encargará de realizar las tareas, aunque necesitarás elegir un modelo que se ajuste a la eslora de la embarcación.
  • Capacidad de carga. Elige un cabrestante que sea capaz de arrastrar el doble del peso que quieres mover. Así te aseguras de que no tendrás problema al remolcar tu barco. Además, tienes que valorar factores como la inclinación de la rampa por la que vas a lanzar o recoger el barco. Y ten en cuenta que al salir del agua el peso aumenta de forma considerable. También hay que calcular los kilos que tienes que remolcar con el barco al completo, incluido el motor, el depósito lleno y todo el equipamiento que llevarás a bordo.
  • Materiales. El material con el que se fabrican los cabrestantes para barcos influyen tanto en el precio como en la vida útil de estos. Puedes encontrar cabrestantes de aluminio, económicos y ligeros; de acero inoxidable, algo más caros pero con mayor duración; cromados, que tienen un equilibrio entre precio y durabilidad o los nuevos materiales compuestos, que son los más costosos pero que pueden durar toda la vida.
  • Cable. Aunque hay cabrestantes para barcos que montan un cable metálico, en este caso la mejor opción son las correas fabricadas con materiales sintéticos porque resisten mejor la humedad, flotan al caer al agua y se pueden reparar con facilidad. Aunque son más sensibles al roce, los rayos ultravioleta y el hielo, por lo que es importante que les des un buen mantenimiento y revises su estado para asegurarte de que están bien.
  • Precio. El bolsillo siempre es un factor que no podemos dejar de tener en cuenta, aunque más que buscar un cabrestante barato tienes que mirar uno que sea rentable. Un modelo que te garantice una vida útil larga es la mejor inversión.