Los mejores cabrestantes manuales

La invención del cabrestante es, junto con la rueda o el descubrimiento del fuego, uno de los grandes avances de la humanidad. Gracias a estos podemos mover cargas muy pesadas sin necesidad de hacer mucha fuerza y sin el riesgo de rompernos la espalda. Después llegaron los cabrestantes eléctricos que dieron un paso más, aunque el uso de los manuales sigue estando muy extendido en diversas tareas, como el traslado de embarcaciones y otros vehículos.

Si buscas un cabrestante de calidad, que te permita remolcar casi cualquier cosa sin apenas esfuerzo y sin depender de una fuente de alimentación, los cabrestantes manuales son lo que necesitas.

Top 3 de cabrestantes manuales


En esta página te mostramos los mejores cabrestantes manuales del mercado. Y empezamos con los mejores de los mejores, el Top 3 de cabrestantes seleccionados por tener las mejores valoraciones de los compradores que ya los ha puesto a prueba. Si no quieres complicarte demasiado, pero tampoco renuncias a una buena relación entre calidad y precio, puedes elegir uno de estos 3:

Listado completo de cabrestantes manuales


¿Te gusta disponer de más opciones antes de comprar algo? Entonces mira aquí abajo porque tienes más de 20 cabrestantes manuales extraordinarios con sus precios. Para ver las características completas de cada modelo, lo único que tienes que hacer es hacer clic en el botón naranja que te dirige a la página de Amazon en la que puedes encontrar toda la información.

Con un listado tan completo, es imposible que no encuentres el cabrestante manual que mejor se adapta a tus necesidades, ¿no te parece?

Guía de compra

Si tienes claro que necesitas un cabrestante, pero dudas sobre cuál de ellos es el que más te interesa, ten en cuenta estos detalles que te ayudarán a decidir mejor al comprar cabrestantes manuales:

  • Tamaño. En esto de los cabrestantes manuales, el tamaño es importante. Si el modelo que escoges es más pequeño de lo que necesitas, tendrás que esforzarte más para mover lo que enganches, por lo que no cumplirá del todo con la función para lo que lo elegiste.
  • Volumen. Sobre todo si quieres un cabrestante que puedas transportar y guardar con facilidad, el volumen que ocupe es un factor a tener en cuenta. Algunos modelos están pensados para ocupar un espacio mínimo, pudiendo incluso retirar la manivela para que sea aún más fácil de guardar. Otros son más voluminosos y suelen estar reservados para espacios fijos.
  • Capacidad de arrastre. Es evidente que cuanta más capacidad de carga tenga un cabrestante, mejor será porque tendrás menos limitaciones. Aunque también es verdad que puede que no te haga falta un modelo capas de arrastrar varias toneladas, si lo que quieres remolcar pesa unos cientos de kilos.
  • Cable o correa. Este es un detalle más bien técnico, aunque tiene su importancia. Los cables metálicos son más resistentes y soportan mejor el roce aunque es importante tener cuidado para que no se doblen y el alambre de acero no se deshilache y te lo puedas clavar. Las correas son más ligeras y soportan bastante bien el peso, aunque son más sensibles al desgaste. En cualquier caso, elige un cabrestante manual que tenga cable o correa de buena calidad.
  • Longitud. Ten en cuenta que cuanto más largo sea el cable, más distancia podrás alcanzar. Pero también hay que saber que la capacidad de arrastre disminuye, y no es lo mismo mover 500 kilos a un metro que extender el cable a mayor distancia. La tensión a la que sometes el cabrestante es superior, y por tanto debes estar muy atento para asegurarte de que la soporta sin romperse.