Los mejores cabrestantes para grúas

Instalados en camiones, en talleres de reparación, astilleros y puertos son algunos de los sitios en los que se pueden ver los cabrestantes para grúas, que ayudan a levantar grandes pesos. Por eso son imprescindibles si realizas tareas en las que se tienen que mover objetos muy pesados como vigas, motores o piezas de gran tonelaje.

Este tipo de cabrestante eléctrico es esencial en muchos centros de trabajo en los que se necesita agilidad y seguridad al elevar cargas muy pesadas.

Top 3 de cabrestantes para grúa


En esta lista tienes los 3 mejores modelos de cabrestante para grúas. El que tiene mejor relación calidad/precio, el más recomendado por los compradores que lo están usando y el modelo más valorado por su alta calidad. Un acierto seguro si buscas elegir rápido y con garantías.

Listado completo de cabrestantes para grúas


Aparte de estos 3 hay otros cabrestantes para grúas de buena calidad y con precios asequibles, una amplia gama a elegir para que encuentres lo que mejor se ajusta a tus necesidades.

Echa un vistazo al que más te guste, y entra para ver las características completas. Seguro que aquí está el cabrestante para grúas que estás buscando.

Guía de compra

Hemos elaborado una pequeña guía de compra para que tomes una buena decisión y aclares las dudas que puedas surgir, sobre todo después de ver tantos modelos estupendos:

  • Precio. Los cabrestantes para grúa que hay en esta lista tienen su precio debajo, para que puedas elegir en función de tu presupuesto. Pero no te fijes solo en la cifra, sino en la relación entre esta y su calidad. Si compras un cabrestante muy barato y le piensas dar mucho uso, es probable que a medio plazo necesites cambiarlo por otro, y al final acabes gastando más dinero que si compras uno mejor desde el principio.
  • Mando de control. La mayoría de cabrestantes eléctricos para grúas tienen un mando con cable, que acciona el movimiento según pulses el botón. También hay otros modelos con mando a distancia, que te permiten ejecutar las tareas algo más lejos por si necesitas un poco más de seguridad y no estar tan cerca de la carga que elevas.
  • Cable. En este apartado podemos hablar de dos detalles:
    • Longitud. Sobre todo cuando se trata de elevación, necesitarás un cable que sea largo y permita subir o bajar la carga hasta donde lo necesites.
    • Material. Hay cables de acero y otros fabricados con material sintético. Los primeros soportan mejor la tensión del peso, mientras que los segundos suelen usarse para mover cargas a menos altura y manejarla sin necesidad de usar guantes, aunque siempre es recomendable.
  • Carga máxima. Es muy importante que calcules el peso máximo que quieres mover con el cabrestante para grúas, y asegurarte de que es capaz de soportarlo. De hecho, lo mejor es que elijas un modelo que sea capaz de elevar un tercio más de la carga máxima que quieres mover para que no haya problemas después.
  • Sistema de retención. Algunas veces querrás dejar la carga elevada, y necesitarás que el cabrestante tenga un buen freno. Incluso si no tiene electricidad, como cuando ocurre un corte de luz, el cable nunca puede quedar suelto y a la deriva. Sería un riesgo muy grande y podrás causar graves daños.