Los mejores cabrestantes eléctricos

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha buscado el modo de hacer las cosas reduciendo el esfuerzo. Una de las formas en las que descubrió que se pueden mover cargas pesadas sin romperse la espalda es usando poleas, y así es como surgieron los primeros cabrestantes. Y cuando aprendimos a fabricar motores y usar la energía eléctrica apareció el cabrestante eléctrico.

Estos ingenios son imprescindibles si utilizas un todoterreno, tienes un barco o un quad, entre otras cosas. Si necesitas un buen cabrestante eléctrico, has llegado a la página adecuada porque hemos seleccionado los mejores del mercado para ti.

Top 3 de cabrestantes eléctricos


¿Te gusta comprar solo lo mejor? En tal caso echa un vistazo a esta lista con los 3 mejores cabrestantes eléctricos que puedes encontrar. Destacados por su excelente relación calidad/precio y por las valoraciones que han publicado los usuarios que han probado cada modelo y que pueden dar fe de que son una estupenda opción de compra.

Listado completo de cabrestantes eléctricos


Si el Top se te queda un poco corto y quieres hacer una comparativa más detallada de modelos, aquí debajo tienes el catálogo completo de cabrestantes eléctricos. Con sus precios y un acceso directo a cada ficha para que puedas ver sus características y valorar en profundidad cuál es el cabrestante eléctrico que mejor se ajusta a tus necesidades.

Con más de 20 modelos disponibles, seguro que encuentras el cabrestante eléctrico que estabas buscando.

Guía de compra

Si después de haber visto todas las posibilidades no tienes muy claro con cuál quedarte, no te preocupes. Hemos preparado una guía de compra con los aspectos más importantes que tener en cuenta al decidir qué cabrestante eléctrico comprar:

  • Cable o correa. Dependiendo de la tarea para la que lo necesites, el cabrestante puede estar equipado con un cable de acero o con una correa fabricada en material sintético. El cable es más duradero, pero pesa mucho más y se necesitan unos buenos guantes para manejarlo. La correa es más ligera y se puede manejar mejor, aunque es más sensible a la luz del sol o los productos químicos, entre otros. Por eso debes asegurarte de cuál es el mejor para tu caso.
  • Motor. Los cabrestantes eléctricos pueden equiparse con motores de 12 o 24v, capaces de resistir la carga sin deteriorarse. Es importante que te asegures de que el motor es resistente y fácil de utilizar, sobre todo si no tienes mucha experiencia son este tipo de elementos. Y asegúrate de que cuenta con un buen sistema de frenado para que al pararse no pegue un tirón al soltarse el cable o la correa.
  • Longitud y capacidad de carga. Es fundamental que sepas cuánto peso pueden resistir los elementos del cabrestante, desde el motor hasta el cable de sujeción. También necesitas saber los metros que tiene el cable para que sepas hasta dónde puedes estirar para remolcar cuando lo necesites y no quedarte corto. Y ten en cuenta que cuanto más lejos esté el cable, más fuerza tendrá que hacer el motor hasta ir acercando la carga y menos peso podrá aguantar.
  • Peso. Ten en cuenta que un cabrestante eléctrico no es ligero, y que al llevarlo en el vehículo tendrás que asegurarte de que no es un problema, como los cabrestantes para 4×4 por ejemplo. En cualquier caso, comprueba el peso que tiene para saber que es el adecuado.
  • Multiplicador. Los cabrestantes eléctricos tienen un sistema de engranajes a modo de polea que multiplican la fuerza que puede hacer el motor. Comprueba esta capacidad para ver cuánto puedes mover sin esfuerzo.
  • Cabrestante o polipasto. Esto es importante porque a veces se habla de ellos como sinónimos, pero hay ciertas diferencias. Un cabrestante eléctrico se usa para remolcar y mover cargas pesadas como barcos, coches, etc. El polipasto se utiliza para subir cargas, y suele ir equipado en una grúa o soporte elevado. Según para lo que lo pienses usar, te hará falta un cabrestante o un polipasto eléctrico.
  • Portabilidad. Aunque lo normal es que lleves el cabrestante montado en el coche o esté en un soporte, también hay cabrestantes portátiles eléctricos por si sueles cambiarlo de sitio con frecuencia.
  • Control remoto. Algunos modelos de cabrestante eléctrico tienen un control remoto o un mando a distancia, para controlarlos sin tener que estar justo al lado cuando necesites accionarlo. Un factor que puede decantar la balanza a la hora de decidirte por determinado modelo.
  • Precio. En último lugar, es evidente que el presupuesto puede determinar tu elección de cabrestantes eléctricos, pero no debe ser lo único en lo que fijarte. Una vez que has visto todos los aspectos que hemos mencionado, puedes comprar precios y escoger los cabrestantes baratos que se ajustan a lo que te hace falta. Así te aseguras de que tu compra es la mejor decisión posible.